TE ESPERO EN UNA DE MIS CONFERENCIAS

Eventbrite - OPORTUNIDAD: Como CREAR prosperidad, AHORA: ¿TE INTERESA TENER SEGURIDAD, RECONOCIMIENTO y TIEMPO DE CALIDAD e INDEPENDENCIA ¡¡¡ Invitación por Jose Barragán

martes, 12 de abril de 2016

ESCOGE ENTRE VITAMINAS NATURALES Y SINTÉTICAS

DIFERENCIA ENTRE LAS VITAMINAS NATURALES Y LAS SINTÉTICAS
http://goo.gl/pWfuqh

¿Sabías  que más del 95% de todos los suplementos vitamínicos que se venden hoy, se clasifican en la categoría de sintéticos?
Las diferencias entre vitaminas sintéticas y naturales, no es del agrado de la industria farmacéutica. Sin embargo, estas diferencias son reales y han sido puestas de relieve por la incipiente competencia de la industria que apoya la salud natural.

Vamos a dejar clara una cosa. Las vitaminas naturales no hacen daño, son biodisponibles y el cuerpo las reconoce como propias y las gestiona según su necesidad, mientras que las vitaminas sintéticas se elaboran de forma química en laboratorios. Por ejemplo, la vitamina C sintética se elabora a partir de mezclas de ácidos que irritan el revestimiento del tracto digestivo. Es sólo una copia del ácido ascórbico natural. Este tipo de ácido fraccionado, químico nunca creció en el suelo, ni recibió la luz del sol, sino que es un subproducto del ácido sulfúrico. En este caso, hemos de decir que la vitamina C sintética sí puede ser perjudicial, sobre todo en exceso. Las vitaminas naturales nunca son excesivas. El cuerpo la digiere y que necesita, lo transforma, lo que no, lo elimina.
Todavía algunos científicos, generalmente muy relacionados con la actividad farmacéutica, insisten en que la vitaminas sintéticas tienen idénticas estructuras moleculares y químicas que las vitaminas naturales. La naturaleza es mucho más sabia; efectivamente en el laboratorio puede duplicarse (replicarse) el agua de mar de manera tal que sea prácticamente idéntica al agua marina, sin embargo si Ud. pone peces en esta agua sintética todos morirán.
Lo mismo originó justamente el descubrimiento de las vitaminas. La ciencia moderna de la nutrición natural, plantea que existe un “algo más”, un principio aún no definido, pero que se manifiesta sinérgicamente. Al igual que una mala fotocopia, en que falta una sección, aunque sea pequeña, ya no es la misma y es posible que en ese sector se hubiera perdido alguna información que hace del texto ilegible para el lector. Este tema está también muy relacionado con el problema de las vacas locas o la encelopatía espongiforme bovina (EEB) y enfermedades relacionadas, donde proteínas defectuosas denominadas priones – si bien son normales en su composición molecular, son anormales en su modelo o configuración- sólo se diferencian por unos muy pocos enlaces de aminoácidos y en una posición precisa en largas cadenas de ellos.
 
Sin nutrientes naturales como las vitaminas, el cuerpo humano no sería capaz de aprovechar los elementos constructivos y energéticos suministrados por la alimentación.
Las vitaminas son sustancias orgánicas imprescindibles en los procesos metabólicos que tienen lugar en la nutrición de los seres vivos. No desempeñan funciones plásticas ni aportan energía, puesto que no se utilizan como combustible, pero sin ellas el organismo no es capaz de aprovechar los elementos constructivos y energéticos suministrados por la alimentación. Normalmente se utilizan en el interior de las células como precursoras de los coenzimas, a partir de los cuales se elaboran los miles de enzimas que regulan las reacciones químicas de las que viven las células.

Sin minerales es poco lo que se puede aprovechar de las vitaminas. Los minerales ayudan a liberar las vitaminas para que cumplan cabalmente sus funciones. Las vitaminas también necesitan minerales. Y ambos requieren de las enzimas, que son proteínas catalizadoras.
Ni las vitaminas ni los minerales por si sólos podrían actuar en el proceso de restauración de las funciones básicas, y este proceso es realizado por los procesos enzimáticos de la nutrición. También las vitaminas son utilizadas en el interior de las células como precursoras de los coenzimas, integrando procesos enzimáticos, actuando como coenzimas o formando parte de la molécula de coenzimas. A partir de estos procesos se producen las reacciones químicas de las que viven las células.
Para asegurar una buena salud y suficientes micronutrientes, muchas personas necesitan ampliar su dieta con suplementos de vitaminas y minerales.
Familias enteras de vitaminas B, C, A o E son conocidas como “vitaminas complex”, indicando que ellas actúan conjuntamente sobre el organismo como un complejo integral de factores sinérgicos que solamente son encontrados en la naturaleza y no en los laboratorios. Las vitaminas sintéticas a veces podrán aliviar o mejorar un cierto estado de salud, pero lo hacen por un momento transitorio, mientras que los efectos de las vitaminas naturales o “vitaminas complex” se mantienen en el futuro.
En el estado de la ciencia de hoy se cree que esos “desconocidos factores” o “co-factores” que se encuentran sólo en las vitaminas naturales -y no encontradas en las formas sintéticas- actúan como catalizadores que hacen las vitaminas más efectivas. Como las vitaminas sintéticas no conllevan co-factores, en orden a completar su acción deben ir a propio cuerpo a “bajar” esos co-factores. Por ello que cuando Ud. toma una de esas vitaminas, puede sentirse bien por un rato, pero después se percibirá aún peor en las fases ulteriores de su estado general; lo que ha sucedido, es que se ha producido una pérdida neta de elementos esenciales que el cuerpo tenía reservado para otras funciones. La prolongada acción de los sintéticos imita la acción de las drogas farmacéuticas; ellas sobre-estimulan más que alimentan nuestro cuerpo. Muchas enfermedades y dolencias, en consecuencia, son resultado de nuestra frecuente ignorancia o transgresión dietaria.
Otras diferencias, básicamente apuntan a dos conceptos: origen o fuente del nutriente y el modelo de producción utilizado para su obtención o disponibilidad al consumo. Aquí entendemos como vitaminas naturales, aquellas con bio-origen vegetal; si son extraíbles de éstos deben ser mediante medios igualmente naturales, así como la extracción mediante prensado en frío de los aceites naturales ricos en vitamina E, la lecitina, la levadura de cerveza rica en vitaminas del grupo B, u otros principios botánicos presentes en los vegetales. En cambio, las vitaminas sintéticas simplemente son sintetizadas en laboratorio mediante complejos químicos a partir básicamente de petroquímicos.
Óptimamente, las diferencias entre estas vitaminas pueden ser observadas a través de cómo responden ambas a la reflexión del rayo de la luz polarizada. La luz cuando pasa a través de una vitamina natural siempre virará o rotará hacia la derecha debido a su rotación molecular. Así la letra “d” que generalmente acompaña el nombre científico de la vitamina natural representa el término “dextro” que significa derecha (ej. vitamina E natural=d-alfa-tocoferol). En cambio, el mismo rayo de luz cuando pasa a través de una vitamina sintética cuarterá en dos formas, una parte girará hacia la derecha y la otra hacia la izquierda. Así que, dado que las vitaminas químicas son mitad “dextro” y mitad “levo” (izquierda), las letra “dl” a menudo aparecen en los envases al comienzo de los nombres de los sintéticos (ej. vitamina E sintética=dl-alfa-tocoferol). Es así como realmente una Vitamina sintética es parecida al reflejo en un espejo de la verdadera Vitamina natural. Parece real, pero no funciona como algo real. La mitad trabaja aparentemente bien en el cuerpo, pero la otra mitad “no trabaja tan bien”.
A continuación, algunos casos emblemáticos que muestran claramente lo anterior:
– Un grupo de investigación científica en los EE.UU cita en estudio efectuado en el 2000, dos interesantes estudios científicos relacionados con la Vitamina E. Uno conducido por Robert Acuff, PhD. del Centro Investigación de Nutrición de la Univesidad de Tennessee (East) y otro por la Dra. Maret Traber, Professor Asociado al Instituto Linus Pauling de la Universidad Estatal de Oregon.
Los estudios comparan las diferencias entre la vitamina E derivada de aceites vegetales y su réplicada, la Vitamina E sintética obtenida a partir de petro-químicos, producida comercialmente por una reacción química de trimethylhydroquinone (TMHQ) con isophytol. Una Vitamina E es un simple estero-isomero (d-alfa-tocoferol o RRR-alfa-tocoferol), mientras que la Vitamina E sintética (dl-alfa-tocoferol o All-rac-d-alfa-tocoferol) es una mixtura de 8 estero-isómeros, de los cuales sólo uno (el 12,5%) es el mismo que una vitamina E. Los otros 7 estero-isómeros tiene diferentes configuraciones y muestran baja actividad biológica en un rango entre un 21-90% de efectividad, la diferencia el cuerpo la rechaza de varias maneras.
– En la naturaleza, el betacaroteno es parte de una familia de carotenoides. Nunca es escontrado sólo. Por ejemplo, zanahorias y tomates son muy ricos en esta familia de componentes, los contienen a todos. Los mayores carotenoides son alfa-caroteno, beta-caroteno, lutein, zeaxanthin, cryptoxathin y lycopene. Aunque el beta-caroteno es un gran anti-oxidante, otro caroteno, el cantozantheen ha llegado a reconocerse que es incluso más efectivo anti-oxidante. En otras palabras, cuando se aisla el beta.caroteno de la familia entera de caroteoides se pierden algunos beneficios del grupo. Casi todo el beta-caroteno que se expende en farmacias es un compuesto sintético aislado químicamente que proviene del gas acetileno, y se está acumulando evidencia de efectos nocivos en los consumidores.
– Un excelente ejemplo que ilustra bien la diferencia entre los nutrientes de alimentos integrales y los suplementos sintéticos es la Vitamina C, una de las vitaminas más estudiadas. La vitamina C, cumple inmportantes papeles: actúa como coenzima de algunas peptidasas; intervierviene también en la síntesis de colágeno; importante también para el sistema inmunitario; actúa como un muy importante antioxidante; ayuda a absorber el hierro desde los alimentos; participa en la asimilación de ciertos aminoácidos, del ácido fólico y del hierro. La mayoria de los libros y revistas influidas por la medicina pro-farmacéutica se refieren a la vitamina C como ácido ascórbico (C6H8O6); ambos términos lo usan intercambiadamente. Pero ella no es ácido ascórbico. Ella realmente sólo proviene del mundo vegetal; el pimiento verde, las frutas cítricas, el fruto de la acerola son sus fuentes naturales más ricas. La vitamina C sintética o ácido ascórbico, por ejemplo no contiene flavonoines. En cambio la Vitamina C complex naturalmente va acompañada de bioflavonoides(9) complejos, tyrosinase y varios otros factores. La Dra. L. Mason-Scarborough, en Synthetic or Natural Vitamins – What´s The Difference?, señala que una vitamina consiste no sólo en el nutriente orgánico identificado como la vitamina, sino también el término incluye a todos los demás elementos esenciales que la rodean, las enzimas, coenzimas, bioflavonoides, anti-oxidantes y elementos trazas activadores, y actúa como lo hace un automóvil, el cual no es sus cuatro ruedas, ni el motor, ni sus ventanas, sino todo el indisoluble conjunto; así el ácido ascórbico es sólo “la cáscara” de la vitamina C. Asi es, cuando Ud. está comprando en una farmacia ácido ascórbico esta adquiriendo un super-refinado, aislado químicamente del maiz dulce (transgénico?), sin co-factores. Es más una droga que un nutriente, y por tanto como una sanguijuela extraerá los factores faltantes desde su cuerpo con efectos indeseados.
– Otros importantes casos lo constituyen las Vitaminas B. En 1925 sólo se conocía una Vitamina B, hacia 1975, ya se reconocen 11 adicionales, conjunto conocido como complejo vitamínico B. El carbón de hulla es la fuente de varias sintéticas vitaminas B, como es el caso de la Thiamina (VB1) y la Piridoxina (VB6). Sin embaro, sabemos que el carbón de hulla no está vivo y las investigaciones confirman que no funciona bien en nuestros cuerpos como las maravillosas fuentes de la vitamina B, como la levadura de cerveza, el kelp y otros alimentos.
– Otro tanto acontece con los minerales. La naturaleza es sabia. En cada uno de sus frutos están presentes todos los nutrientes que actúan en conjunto en nuestros cuerpos. El hierro es necesario para la introducción de Hemoglobina, molécula transportadora del oxigeno en el interior de los glóbulos rojos; también es imprescindible en la utilización de las vitaminas B y la vitamina C es importante para la captación del hierro, sin embargo la absorción del hierro es un proceso lento, que toma al organismo entre 2 y 4 horas; la levadura de cerveza rica en hierro, también también posee vitamina B12 y C con los que actúa y que se potencian mutuamente. El manganeso es un mineral esencial para el metabolismo de las proteínas, formación de los huesos y la síntesis de la L-dopamine, colesterol y mucopolysaccharides; también importante para activar las enzimas que intervienen en la síntesis de las grasas y en el aprovechamiento de las Vitaminas B1, C y H; la naturaleza vegetal lo provee normalmente junto con fósforo y con las vitaminas B1 y E en el aceite de gérmen de trigo y en los granos integrales. El fósforo mismo está normalmente presente en los mismos alimentos donde está presente el calcio. Aislar absolutamente los minerales, desde el mundo inorgánico es potencialemente peligroso para la salud natural; el cromo participa en el transporte de proteínas; es parte esencial de la GTF (Glucose Tolerance Factor, es una familia de factores, compuesta de 1 molécula de Cromo, 2 de Niacina y 3 de Aminoácido Glycine, Cysteine y Acido Glutámico), vital molécula en la regulación del metabolismo de los carbohidratos. Util para el tratamiento de la diabetes; es considerado utra-traza puesto que es requerido en pequeñas cantidades para realizar sus esenciales funciones; es un mineral de difícil absorción; alimentos refinados y errores cometidos en la agricultura han reducido la presencia de cromo en los alimentos; su carencia es una poderosa causa de la diabetes, ansiedad, fatiga y arterioesclerosis; sus fuentes naturales son los aceites vegetales, la levadura de verveza, los granos integrales, cebolla, lechuga, papas (incluídas su piel), ajies frescos y berros, manzanas, pimienta, lácteos; casi todos los productos farmacéuticos de cromo en el mercado proviene del picolinato de cromo, que un simple compuesto aislado que es construído en laboratorio y no contiene el factor GTF que es el principal beneficio que aporta este micro-nutriente.
Conclusiones
Las vitaminas naturales y los minerales orgánicos poseen notables ventajas contra las vitaminas sintéticas y minerales inorgánicos; poseen atributos nutritivos que no pueden ser emulados en los laboratorios químicos.
Los consorcios químicos mantienen todavía vitaminas sintéticas en el mercado, exclusivamente por la razón costos/beneficios, que la industria farmacéutica debe manejar muy bien. Los costos de producción de las vitaminas sintéticas son extremadamente más bajos que las vitaminas con origen orgánico y pueden ser comercializadas con un increíble margen de ganancias. Se imagina Ud, si la industria farmacéutica doblegara a la incipiente industria de la salud natural; sin competencia, en un mercado monopolista, mayores ganancias. En términos de productos sintéticos las ganancias son sólo económicas y las pérdidas la hace el cuerpo humano.
Los productos naturales ponen en riesgo a un negocio de muchos billones de dólares: la industria farmo-química.
Las empresas farmacéuticas presionan fuertemente para que los organismos oficiales de la salud pública fijen normas rígidas, que limiten los niveles de nutrientes en los alimentos y suplementos alimenticios. Esto permite que más allá de estos “umbrales” todo producto natural caiga en la esfera de los fármacos. Con ello, se pretende fármaco-monopolizar la salud.
Los países en vías de desarrollo hemos estado mucho tiempo cerrados a la evidencia científica. Sin embargo, gracias a la red de la internet, hoy ya el conocimiento se ha globalizado y la medicina y la estrategia de salud natural de las personas se abre pasos aceleradamente. Ha sido vital en el despertar del consumidor, la gran contribución de todos las organizaciones ecologistas y vegetarianas que promueven el derecho a la salud natural en el mundo.
Debe persistirse en fomentar que las personas se abstengan de consumir vitaminas de síntesis y minerales “no-orgánicos”. Se hace necesario mayor difusión que la realizada hasta ahora respecto a obtener los nutrientes esenciales mediante el consumo de alimentos y suplementos alimenticios naturales.
En los países más atrasados debemos abrir la Salud Pública al uso consciente de los nutrientes naturales orgánicos y biodisponibles. Mayor difusión de la salud natural, más salud, menos gasto social.

Las vitaminas sintéticas comunes que debe evitar

  • Vitamin A: Acetate and Palmitate
  • Vitamin B1 (Thiamine): Thiamine Mononitrate, Thiamine Hydrochloride
  • Vitamin B2 (Riboflavin): Riboflavin
  • Pantothenic Acid: Calcium D-Pantothenate
  • Vitamin B6 (Pyridoxine): Pyridoxine Hydrochloride
  • Vitamin B12: Cobalamin
  • PABA (Para-aminobenzoic Acid): Aminobenzoic Acid
  • Folic Acid: Pteroylglutamic Acid
  • Choline: Choline Chloride, Choline Bitartrate
  • Biotin: d-Biotin
  • Vitamin C (Ascorbic Acid): Ascorbic Acid
  • Vitamin D: Irradiated Ergosteral, Calciferol
  • Vitamin E: dl-alpha tocopherol, dl-alpha tocopherol acetate or succinate

Por eso consumimos Nutrilite: lo mejor de la naturaleza, con lo mejor de la ciencia.

miércoles, 6 de abril de 2016

PROGRAMA DE SALUD OPTIMA y PESO IDEAL - CONTROL DE LA INFLAMACIÓN









PROGRAMA DE SALUD OPTIMA y PESO IDEAL - CONTROL DE LA INFLAMACIÓN 

Los cambios en su estilo de vida son una de las piezas fundamentales para reducir la inflamación crónica y en su cuerpo, así que en enfóquese en hacer los siguientes cambios:

Enfóquese en llevar una alimentación saludable. Esto incluye evitar los alimentos anti inflamatorios como las grasas trans, alimentos fritos y granos, alimentos cocinados a altas temperaturas.





Consuma muchas grasas de omega-3 de origen animal
 




















Optimice sus niveles de insulina. Con el control de los Hidratos de Carbono.




Haga ejercicio con regularidad. El ejercicio es otra manera fenomenal para disminuir la inflamación sin los efectos secundarios relacionados con los medicamentos.





Deje de fumar. Fumar endurece las arterias y aumentan la inflamación. Pero la investigación muestra que puede revertir los efectos dañinos en sus arterias después de haber dejado de fumar por 10 años. 
Resultado de imagen de DEJAR DE FUMAR



Cerciórese que el tamaño de su cintura sea normal. sinó debería tomar las medidas para perder peso.




Busque maneras de eliminar el estrés y las emociones negativas. Los niveles elevados de las hormonas del estrés pueden desencadenar la liberación de las sustancias químicas inflamatorias, así que asegúrese de utilizar las herramientas para tratar su estrés y resolver sus desafíos emocionales. La meditación, oración y mi técnica favorita es el EFT o Técnica de Libertad Emocional, todas estas son técnicas para manejar el estrés.




Complemente su alimentación con un multivitamínico - multimineral - multifitonutrientes. 



miércoles, 25 de noviembre de 2015

Nutrición para una buena SALUD mental e INTELIGENCIA suprema



El cerebro es el gran director de nuestro cuerpo, está formado por millones de neuronas que responden a un sinfín de impulsos que vienen del exterior. Su funcionamiento es tan complejo, que hasta la fecha siguen existiendo más dudas que certezas sobre el alcance de su poderío.
Existen diversas enfermedades que lo van deteriorando lentamente. Y a diferencia de tiempos pasados, donde se limitaban a afectar a personas de avanzada edad en su mayoría, cada vez se encuentran casos en personas más jóvenes.
Así que si estuviera a tu alcance ayudar a que tu cerebro se mantenga sano y lúcido por más tiempo, ¿no lo harías?
No hay que olvidar que los neurotransmisores que rigen el ánimo y el comportamiento se forman con los nutrientes que ingerimos. Por eso, el cerebro, como el resto del organismo, se beneficia, y mucho, de una alimentación equilibrada. 

Como regla general, lo que es bueno para el corazón también lo es para el cerebro. De ahí que sea más que aconsejable evitar comidas ricas en grasas animales y azúcares, que aumentan el colesterol y los niveles de glucosa. Porque el colesterol elevado y la diabetes son factores de riesgo para patologías como el alzhéimer o el ictus. Tenemos que nutrirlo correctamente para que pueda desempeñar sus funciones de un modo óptimo. PROGRAMA DE SALUD OPTIMA y PESO IDEAL. Todos sabemos que es el encargado de enviar la señal para mover un brazo cuando se lo pedimos o generar emociones como la alegría o el miedo, pero todo eso sería imposible si no le proporcionásemos nutrientes. Existen alimentos para el cerebro que pueden potenciar algunas de sus funciones, pero su consumo debe encontrarse dentro de una alimentación saludable y equilibrada de nada sirve tomar nueces a media tarde si el resto del día saciamos el hambre con comida basura, abusamos de los refrescos o nos olvidamos de la fruta. 

SALUD OPTIMA: COMO MEJORAR EN SALUD, RENDIMIENTO, POTENCIAL y CONCENTRACIÓN ¡¡¡


Es importante seguir una dieta variada, en la que abunden frutas y verduras, con bajo contenido en grasas saturadas y trans, alimentos ricos en Omega 3 y 6, etc. Sin olvidarnos de una buena hidratación. Además, no debemos castigar a nuestro cerebro con malos hábitos como el de no desayunar. Es muy importante realizar cinco comidas al día, todas y cada una son importantes. El cerebro, en condiciones normales, se alimenta exclusivamente de glucosa y al realizar comidas menos abundantes y más frecuentes nos aseguramos de que esté continuamente nutrido, sin obligar al organismo a comprometer su función normal para abastecerlo de la energía que precise, de ahí la importancia de un PROGRAMA DE SALUD OPTIMA y PESO IDEAL, muy presente en este blog.

  • El EJERCICIO es una especie de «alimento mágico para el cerebro». Y es que las propiedades saludables de estos alimentos sobre el cerebro se multiplican con el ejercicio, que además ayuda a producir neuronas nuevas. La actividad física estimula la producción del Factor Neurotrófico Derivado del Cerebro (FNDC), fundamental para la supervivencia de las neuronas y el establecimiento de nuevas conexiones.

  • AGUA, indispensable, componente mayoritario del cuerpo humano. El 91% del cerebro es agua. La cantidad a tomar es de unos 2 litros diarios, en función del peso corporal, actividad física, etc. Se pierde por la orina, piel y heces, y la encontramos también en frutas, verduras, poca en quesos curados y carnes y apenas en frutos secos, arroz, etc. Nuestro cerebro, compuesto en su mayor parte por agua, necesita que se irrigue de forma permanente. El agua debe considerarse como un verdadero nutriente y sin ella la vida no es posible. La deshidratación es la situación clínica en la que el organismo pierde más agua que la que ingresa y debe dársele la importancia sanitaria que se merece.
Té verde. En los últimos tiempos asistimos a una rehabilitación de las infusiones de té, sobre todo el té verde que no se fermenta, porque este té es natural bajo en excitantes (teofilina) y rico en antioxidantes. Niacina, ácido fólico, flúor, manganeso, teobromina, flavonoides sobre todo en el té verde, acido oxálico. El verde impide el desarrollo de tumores pulmonares y esofágicos antioxidantes, con la catequina, epicatequinas, EGCC o galato de epigalocatequina, son protectores de las funciones cerebrales. Con 2 minutos a unos 70ª suficiente para una buena infusión.

  • HIDRATOS DE CARBONO, cuando los consumimos estimulamos la secreción de insulina. Esta hormona provoca que los músculos capturen más aminoácidos, pero respetando al triptófano, una sustancia que favorece el sueño y reduce la tensión, la ansiedad y la depresión. Los hidratos de Carbono, mejor si son con alto contenido en fibra, como las frutas, verduras y legumbres ya que proporcionan un flujo permanente de glucosa al cerebro a través del flujo sanguíneo, los antioxidantes presentes en las frutas y en las verduras más coloridas ayudan a combatir los radicales libres que desgastan tu memoria. Además, también minimizan el envejecimiento celular en todo el organismo. 

El Plátano tiene buenos azúcares (levulosa y glucosa), buenas vitaminas B6, acido fólico, C y minerales como calcio, fósforo, magnesio y potasio, durante la maduración es posible que en este proceso el almidón se transforme en fructosa o levulosa, un azúcar simple que el organismo absorbe fácilmente. Contiene fibra soluble (pectina) una especia de gelatina que absorbe agua y favorece el movimiento intestinal. Por su bajo contenido en sodio previene la retención de líquidos. Contiene glúcidos complejos que dan energía de larga duración para deportistas, niños, ancianos, etc., mientras la vitamina B6 interviene en la síntesis de la dopamina, un neurotransmisor que influye en la memoria y el buen humor. Los diabéticos deben consumirlo con moderación.Evita los dulces, ricos en hidratos de carbono simples, porque, aunque a corto plazo elevan la producción de serotonina, el brusco descenso posterior agravará tus síntomas. Aquí se produce un hecho interesante: cuando el nivel de glucosa es el óptimo, somos capaces de generar autocontrol, ganamos más capacidad para dominar nuestros impulsos primarios y mejoramos las relaciones que establecemos con los demás. PROGRAMA DE SALUD OPTIMA y PESO IDEAL 



¿Te despistas con facilidad? Pues incluye AVENA en tu dieta.  Tomada en el desayuno, esta gramínea ayuda a controlar el azúcar en sangre y mantiene también a raya los niveles de colesterol, dos parámetros fundamentales para la salud cerebral. La avena además tiene un efecto directo sobre el sistema nervioso: es ansiolítica, aunque de acción lenta, y combate el estrés. Tomada con regularidad mejora la concentración y el rendimiento en épocas de especial esfuerzo intelectual, como los exámenes. 
Añadir de 3 aALMENDRAS a tu desayuno hace un efecto muy especial sobre tu cerebro, las almendras son perfectas para cuando estás estresado y la fecha de entrega de ese trabajo se acerca peligrosamente, ya que el estrés reduce las existencias de magnesio del organismo y deteriora el estado de las paredes arteriales. En casos extremos, la deficiencia de este mineral puede causar arritmias y taquicardias. 
Las almendras y las nueces, por su parte, se llevan el galardón de alimentos hipercompletos. Ambas contienen precursores de omega-3, vitamina E y magnesio, que permiten mantener el nivel de concentración durante un tiempo sin que luego haya un bajón rápido, como podría suceder después de tomar un piscolabis con azúcar. Además, aportan gran cantidad de proteínas, que, entre otras cosas, estimulan las llamadas neuronas orexinas, que se encargan de mantenernos despiertos y atentos. El Aguacate, posee propiedades antioxidantes que ayudan a prevenir el envejecimiento y deterioro precoz de nuestra salud. Además, contiene omega 3, ideal para proteger al cerebro del desgaste prematuro.
Los frutos secos mejoran las capacidades de aprender y los trastornos de humor. La vitamina E protege de la oxidación. Una costumbre sana y fácil, con moderación porque son calóricas y engordan. PROGRAMA DE SALUD OPTIMA y PESO IDEAL - DESAYUNO IDEAL


SUPER ENSALADA MULTIVARIADA, MÍNIMO 5 

INGREDIENTES DIFERENTES


El brócoli, las coles de Bruselas y las VERDURAS DE HOJA VERDE, han dado resultados muy positivos no solo en su ya conocida e indispensable función en la coagulación de la sangre, sino también en tratamientos para el Alzheimer. El Brécol o Brócoli es estrella de la alimentación originaria de Italia, reina de las crucíferas coliflor, col, coles de Bruselas, col rizada y nabos, pocas calorías, proteínas y azúcares, apenas grasas, mucha agua y fibras, vitaminas A (betacaroteno), C, E, estrella de la vitamina K y algunas del grupo B como acido fólico, B3 y B6 y buenos minerales, compuestos sulfurados como glucosinolatos (índoles, sulforano - tiene efectos protectores frente a la isquemia cerebral, hemorragia, daño cortical o inflamación. Además ayuda a preservar la integridad de la barrera hematoencefálica, cuya integridad está empezando a considerarse crucial en las patologías neurodegenerativas), flavonoides y luteína.  El brócoli rico en  el sulfofarano es una verdura antioxidante extraordinaria para la salud con muchos folatos muy beneficiosos para la memoria. Mejor si se consume al vapor o crudo en las ensaladas. Las Espinacas, endibias, pipas de girasol, hígado son alimentos ricos en acido fólico el cual interviene en muy importantes reacciones metabólicas (síntesis del ADN de las proteínas…) y los folatos entran en la formación, desarrollo y maduración de los glóbulos rojos que llevan el oxígeno desde los pulmones a todas las células del organismo. Acido fólico y hierro, este mejor “hemo”. El hígado rico en hierro que transporta el oxígeno  al cerebro, y el acido fólico (vitamina B9) que mejora los rendimientos cerebrales. 


Pimiento. Es uno de los alimentos más ricos en vitamina C, el rojo más que el verde y supera a los cítricos. Además, A (betacaroteno y criptoxantina), E, B1, B2, B6 y acido fólico, fibra, magnesio, cobre, flavonoides y capsaicina. El licopeno es un carotenoide rojo y el pimiento rojo lo posee, mejor cuando se come asado que frito porque aumentan sus calorías. La vitamina C desaparece con la cocción. Muy rico en antioxidantes. Según trabajos recientes, (Journal of Nutrition) la luteolina es un flavonoide presente en el cerebro de personas mayores ( Proceedings of the National Academy of Sciences), y puede mitigar y ayudar a las personas con mal de Alzheimer. Los investigadores estudiaron como actúa la luteolina sobre las microglías fagocitos que defienden el sistema nervioso central.


Los frutos rojos y morados, son una importante fuente de polifenoles (que también contiene el té verde), importantes para combatir el estrés oxidativo. En especial los arándanos rojos tienen un alto contenido en el flavonoide proantocianidina, asociado a una disminción del riesgo de enfermedad cardiovascular. De eficacia probada en la reudcción infecciones urinarias recurrentes, el arándano rojo americano -fresco, congelado o en zumo- mejora también los problemas oculares y auditivos y es saludable. Algunos estudios sugieren que potencia el rendimiento cognitivo, grandes aliados para aumentar la atención y fijar la memoria. Las pesquisas de la doctora e investigadora Elizabeth Devore, profesora de la Harvard Medical School en Boston, afirmaron que la ingesta constante de estas frutas ayuda a frenar la pérdida de memoria. Y las investigaciones del doctor Jeremy Spencer, de la Reading University en Inglaterra, constataron que los arándanos propiciaban la concentración durante varias horas, por lo que si usted estudia u oposita, súrtase de estos productos.

Los flavonoides (epicatequina) del CHOCOLATE NEGRO poseen también un potencial revitalizante en cerebros ya desgastados por la edad posiblemente incrementando el flujo sanguíneo al cerebro. Pierde esta propiedad cuando se combina con leche . “El efecto es el mismo provenga de donde provenga, pero si hay que ponerle a un paciente una dieta más rica en flavonoides, no le diría que se atiborrara a chocolate negro”, matiza de forma simpática la nutricionista Palau. “Tendría que incorporar a su dieta manzanas, naranjas, uvas, té verde, bayas y frutas rojas, que son más saludables. Porque lo que hay que mirar siempre es el efecto final del contenido global de un alimento. Cuanto más completo y saludable sea en su totalidad, mejor”, aclara.


Las bacterias intestinales, nuestro «segundo genoma», cuya influencia sobre el cerebro se está empezando a conocer y valorar, además de ser importantes en el desarrollo de patologías la obesidad, influyen en nuestro estado de ánimo y están implicadas en la salud mental y el desarrollo del cerebro. 


  • El yogur no sólo ayuda a regenerar la flora intestinal. Algunos estudios apuntan a que también es capaz de mejorar el estado de ánimo.

  • La Carneen general, y la ternera en particular, son muy ricas en un aminoácido denominado fenilanina, que el organismo transforma en norepinefrina y dopamina, dos neurotransmisores que intervienen en la actividad nerviosa y ayudan a mantenerse alerta. PROGRAMA DE SALUD OPTIMA y PESO IDEAL



PESCADOS, gracias al consumo de pescado el primer homínido aumentó el tamaño de su cerebro hasta convertirse en el Homo sapiens. Esto, al menos, es lo que evidencian los “utensilios de cocina” fabricados con piedra que ha descubierto recientemente en el norte de Kenia el equipo de Andy Herries, de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia). Sobre todo se debe a la introducción de los ácidos grasos omega-3, estas son grasas poliinsaturadas esenciales, que solo llegan a través de la dieta. Para conseguir niveles óptimos de omega-3 hay que consumir pescado azul 3-4 veces por semana, bastante difícil, aunque en el mercado hay productos enriquecidos con ellos, leche, huevos, galletas, etc. Se calcula que 1g. diario de omega-3 rebaja un 25-30% el riesgo cardiovascular. Debe haber un equilibrio entre omega-3 y omega-6, 1 de omega-3 por 5-10 de omega-6, y con éste nos estamos pasando. Forman parte de las células, son básicos para las funciones neuronales y participan en la formación de la retina.  GRAN RECOMENDACIÓN DEL PROGRAMA DE SALUD OPTIMA y PESO IDEAL, COMPLEJO OMEGA 3 DE NUTRILITE
Los PESCADOS son una fuente rica de fósforo. Este mineral ayuda a fortalecer el cerebro, OMEGA 3 y THDA especialmente, mejorando la memoria. Consumir periódicamente pescados, sobre todo, el azul, por su alto contenido de omega 3, nos ayudará a proteger la salud de nuestro corazón y también del cerebro. 

Pero todavía hay algo más sorprendente que nunca pudo imaginar el sabio chino del proverbio. Si nos atenemos a las investigaciones con resonancias magnéticas de Zaldy Tan, de la Universidad de California, resulta que “cuando dejamos de comer pescado, nuestro cerebro corre el riesgo de atrofiarse y envejecer”. El equipo de Tan seleccionó a participantes del conocido estudio Framingham –iniciado en 1948 para identificar enfermedades cardiovasculares a largo plazo– que gozaran de buena salud mental. Escogieron a 1.575 hombres y 854 mujeres de entre 67 y 69 años. Su conclusión resultó clara: aquellos que comían pescado tres veces por semana mantenían su cerebro más preparado a la hora de prevenir enfermedades como la demencia, la esquizofrenia y los desórdenes del estado de ánimo. ¿Pero qué hace tan especial a este alimento? Pues su alto contenido en omega 3. Nos referimos a ácidos grasos que favorecen la sinapsis, es decir, las conexiones que establecen las neuronas entre sí, cuestión fundamental cuando queremos aprender algo nuevo. Por tanto, a la hora de alimentar el cerebro nada mejor que hacerlo con el salmón, la anchoa, el arenque y el atún o buenos Suplementos como el Complejo Omega 3 de Nutrilite. “Cerca del 60% del cerebro es grasa, y el 8% de su peso en seco consta de DHA, un ácido graso del tipo omega 3”, señala Carlos Pérez, terapeuta, psiconeuroinmunólogo y autor del libro Paleovida (Ediciones B).
Los ácidos grasos omega-3, presentes en pescado azul como atún, sardina, boquerón, salmón, caballa o palometa, entre otros, han demostrado un papel protector frente patologías neurodegerativas como el alzhéimer. Al parecer, las grasas poliinsaturadas ingeridas atraviesan la barrera que aísla el cerebro y equilibran los parámetros relacionados con esta enfermedad en el líquido cefalorráquideo. Los omega-3 parecen ser eficaces también para retrasar la progresión del deterioro cognitivo leve en las primeras fases.
Efecto sobre tu cerebro
El Complejo Omega 3 es un potente antidepresivo, perfecto para cuando se te acumulan los problemas.

Un reciente estudio finlandés ha demostrado que las personas que consumen pescado habitualmente tienen un 31% menos de probabilidades de sufrir depresiones.  Lo dicen los estudios, como el que llevó a cabo Alexandra Richardson, de la Universidad de Oxford.  “Los ácidos grasos omega-3 son muy importantes para las funciones del cerebro, como también lo son otros nutrientes imprescindibles que hay que vigilar, como el hierro, el yodo y la vitamina B12



que interactúan en el desarrollo cognitivo y de los que, parte de la población, puede presentar carencias. Se ha visto, por ejemplo, que cuando las personas tienen una anemia ferropénica o niveles de yodo o de vitamina B12 muy bajos, acaban estando afectadas sus funciones neuronales, de concentración o de asimilación”, afirma la nutricionista Alma Palau, presidenta del Consejo General de Dietistas-Nutricionistas de España. El neurocientífico Fernando Gomez-Pinilla, catedrático de la Universidad de California, continúa: “Lo que tiene de especial el omega-3, particularmente un componente que se llama DHA, es que es parte de la estructura original del cerebro. Resulta que las membranas, que son como las capas externas de las células nerviosas, también están hechas de esa sustancia. No en su totalidad, pero en parte de su estructura sí tienen DHA, que es muy importante para muchas funciones cognitivas”





Los ácidos omega-3, con potencial utilidad para la trastorno bipolar, depresión mayor, trastorno de estrés postraumático y la prevención de la psicosis. Los  Omega-3 están implicados en la modulación de la síntesis, degradación y recaptación de neurotransmisores como adrenalina, dopamina y serotonina. Tienen además efectos antiinflamatorios y son importantes para la formación de nuevas neuronas a través del factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF) relacionado con la nutrición del tejido nervioso. Los ácidos grasos omega-3, presentes en pescado azul como atún, sardina, boquerón, salmón, caballa o palometa, entre otros, han demostrado un papel protector frente patologías neurodegenerativas como el alzhéimer. Deberíamos volver a los alimentos antiinflamatorios que ya conocíamos hace dos millones de años, unas 76.000 generaciones: el pescado, la carne, las frutas, las verduras y los frutos secos”. Para poder tener toda la PUREZA de estos nutrientes, hemos de suplementar con productos ORGÁNICOS como Nutrilite.


RESUMIENDO

.

  1. COMPLEJO OMEGA 3
  2. Vitamina B 
  3. COLINA,  es la molécula precursora de la acetilcolina, un neurotransmisor involucrado en muchas funciones, entre las cuales se incluye la memoria y el control del músculo.La disminución de este neurotransmisor se correlaciona con el deterioro cognitivo en las demencias, como la enfermedad de Alzheimer o la que puede producirse en el párkinson. Junto con los w3 y la uridina, es un nutriente esencial para la formación de neuronas nuevas. Pertenece al grupo de la vitamina B y se encuentra en los mismos alimentos.
  4. HIERRO, unido a varias proteínas, está implicado en procesos tan importantes como el transporte de oxígeno, la formación de las vainas de mielina que rodean los axones y permiten la transmisión de impulsos nerviosos, y la síntesis deneurotransmisores, que permiten a las neuronas comunicarse. Se encuentra en frutas y verduras, pescados, carnes, lácteos, cereales y frutos secos, huevos
  5. ZINC, es un modulador del sistema immune y de la formación de nuevas neuronas en el hipocampo, de nuevo a través del BDNF. Los suplementos de Zinc mejora el ánimo deprimido, sobre todo cuando se unen a los antidepresivos. Alimentos: Legumbres, platano, cereales integrales, pescado, lechuga, espinacas, coles de Bruselas.
  6. MAGNESIO, tiene un papel esencial en el cerebro, el corazón y el músculo esquelético. Los suplementos de magnesio son eficaces a la hora de tratar la depresión y la migraña. Verduras, hortalizas, frutas, frutos secos, pescados, cereales, legumbres, lácteos.
  7. S-adenosil metionina (SAMe), implicado en la regulación del ánimo. Algunos ensayos clínicos avalan su eficacia como antidepresivos. La metionina está presente en pescado, carne y semillas de sésamo.
  8. N-acetil cisteina (NAC), es eficaz en el trastorno bipolar, la esquizofrenia, tricoilomanía y otros comportamientos compulsivos y adictivos. Tiene actividad antioxidante, antiinflamatoria y neuroprotectora. La cisteina se encuentra en pescados, carne y frutos secos, legumbres y hortalizas, entre otros.
  9. VITAMINA D, es un neuroesteroide y en bajas concentraciones en las gestantes se asocian a mayor riesgo de esquizofrenia. Su deficiencia también parece favorecer los síntomas depresivos. Se encuentra en lácteos, pescados azules, huevos, cereales.
  10. Aminoácidos.
Los autores señalan que la dieta mediterránea ha demostrado ser eficaz para combatir los trastornos mentales, por su aporte de estos nutrientes esenciales para el cerebro. A pesar de ello, sostienen que la prescripción de esos nutrientes puede estar justificada para mantener un cerebro sano, especialmente a partir de los 50 años, en los que la absorción a partir de la dieta puede disminuir.

Todos estos alimentos tienen la capacidad de ayudar a mejorar o mantener las funciones de tu cerebro. Por ello, debes incluirlos en tu alimentación y en la de tu familia. Una alimentación sana y balanceada mantendrá tu cuerpo en óptimo estado por mucho más tiempo, anímate y decide elegir día a día lo natural y beneficioso.

PROGRAMA DE SALUD OPTIMA y PESO IDEAL

Hola Geni@, tu que opinas ...

Música

Visitas en Nutrivida - Salud en Casa

Colegas